Por: Araceli Aguilar Salgado

En la Construcción, dentro de la rama profesional como lo es mi caso de Ingeniera Civil, solicitamos a las autoridades, gobiernos, gobernadores, alcaldes entre otras, mejorar la situación para que se aumente el número de mujeres a ser considerada y se le asigne obras y proyectos ejecutivos de ingeniería y no sean ignoradas, discriminadas y/o en algunos casos violentadas, acosadas sexualmente por el simple hecho de ser mujeres de la profesión de Ingeniería Civil, Ingeniera Constructora o Arquitecta, hay mucho por hacer.

La profesión tiene la percepción estereotipada y asocia la rama de la ingeniería civil y construcción tradicionalmente con los masculinos, la ingeniería se considera una profesión masculina, con tareas de tipo instrumental, los perfiles profesionales que se demandan en las empresas, y no debe ser así, la tecnología y los nuevos tiempos nos indican que las mujeres podemos ejecutar la obra.

Por lo que en la actualidad para la profesión cuentan con muchos rasgos comunes y están poco transversales en cuanto al género, presentando, rasgos neutros, masculinos y femeninos para poder laboral en el sector de la construcción, de igual manera enfrentarse a presiones familiares y sociales por el hecho de haber elegido un determinado trabajo en obra civil o de construcción.

Esta amenaza supone una limitación de expectativas, incluso antes de que sea efectiva la discriminación existe en muchos países, pero en México, la violencia de género es un tema demasiado discutido debido al tipo de cultura machista que posee, por eso debemos erradicar las conductas negativas que sólo fomentan dicha cultura de discriminación contra la mujer y que incluso afecta a muchos hombres, debido a los prejuicios.

Facebook Comments